Anton Julian - NO VINE AL MUNDO PARA MORIR


No vine al mundo para morir
Vine a plantar árboles sin hojas
A escuchar la pajarería de cada mañana
A amar a las mujeres por sobre todas las cosas
A contar historias inverosímiles
A subirme a los púlpitos como los monos a los árboles
A derramar miel sobre las cabezas de las momias
A mirar los lirios que crecen en las rocas

No vine al mundo a disfrutar, ni a pasarlo bien,
tampoco a sufrir, seamos sinceros.
Vine a ser simplemente un ser, un ser en El Ser
uno más entre billones e infinitas formas de ser en El SER
Un punto borroso y perdido en el espacio, un signo
y al mismo tiempo, un universo infinito.
No, no vine al mundo por casualidad, entendámonos
me enviaron para que viviera y yo mismo fuera
a paso lento y cansado, caminando sobre la tierra, 
                   y cavando mi destino


Comentarios

  1. Vinimos al mundo pero ya estábamos en él. Pertenecemos a la masa indiferenciada del SER, que es todo en cada uno, y cuando observamos el ir y venir entre plantas y hombres, nos percatamos de que la masa sigue igual y nos espera para repetir hasta el infinito el ritual sin finalidad alguna. Volvemos a iniciar el camino.


    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios agresivos o insultantes no serán publicados