Edmundo Moore - EL OTRO CHILE


En los albores de la Colonia, luego de establecer una relativa paz con los aguerridos Mapuche, acorralados tras la frontera del Biobío, las clases privilegiadas, compuestas por funcionarios de la corona y criollos emprendedores, eligieron asentarse en la ribera sur del modesto río Mapocho –nuestro precario y turbio Manzanares-, en los solares cercanos a la Plaza de Armas, según la tradición hispana fundacional. En la ribera norte vivía el bajo pueblo, con sus chinganas y comercios, con su abundante mano de obra servicial.
LEER MÁS                  ..........

Comentarios