Mario Weinfeld - A SUSPENDER LA INCREDULIDAD


Argentina perdía uno a cero con Checoslovaquia, corría el año 1958, yo tenía nueve años y medio. Le comenté a mi viejo que lo daríamos vuelta. El sabía que no, que nuestro equipo era malo. Cuestionaba a los relatores de fútbol que habían subestimado a los europeos en el Mundial del 54, en el que no participamos. La Selección perdió 6 a 1, los mismos comentaristas nos contaron “el desastre de Suecia”. Cuando los jugadores llegaron a Ezeiza, les tiraron monedas.
LEER MÁS

Comentarios