Anton Julian - UNA MUJER, UN HOMBRE



Una mujer espera a un hombre,
un hombre busca a una mujer
a través de una caverna, él oye un gemido,
húmedo, no es el tigre, 
es una mujer, él entra
y la noche ya sin ojos avanza sobre los dos
y los cubre a los dos
hasta que brilla el sol, más allá de las piedras

Este ha sido al fin el trasfondo que oculta cada poema. No digo poema de amor, sería un pleonasmo, todos los poemas son de amor. Incluso los de odio.

La mujer y el hombre duermen en estos momentos en paz a lo largo de nuestra historia. Tuvieron su noche y sus gritos. Están cansados. Dejémoslos dormir. En esos cuerpos que laten, yace todo el amor del mundo.

Arriba, sobre el cielo,
vuelan pájaros sin nombres
Llevan al tiempo en sus alas
Son las alas de la vida: Madre de Dios


Comentarios