Fernando Mires – ESCRIBIENDO (“A LA RÁPIDA”) A UN AMIGO VENEZOLANO


Te escribo “a la rápida” solo para responder a tu pregunta. ¿Votar o  no votar?
Sé que hoy o mañana se tomarán las decisiones. He sabido que VP jugó nuevamente a posición adelantada lo que no favorecerá ni a la unidad ni a VP. He sabido, además, que un grupo de partidos irrelevantes ha decidido polemizar con el Grupo de Lima, cuando se trata de hacer justamente lo contrario: sin subordinarse a ningún dictamen externo, buscar un ajuste entre las decisiones internas y la opinión de la llamada comunidad internacional.
Para abreviar: creo que hay tres posibilidades. La primera es la abstención. La segunda es votar. La tercera es la participación.
La abstención aparece como muy lógica dado el carácter fraudulento de las elecciones convocadas por el régimen y el llamado a desconocer sus resultados hecho por el Grupo de Lima. Pero desde el punto de vista político, llamar a la abstención sin señalar que se va a hacer para llenar el hueco entre lo electoral y lo político, parece ser una tremenda irresponsabilidad. 
¿Salir a las calles a demostrar? ¿Repetir con calco las movilizaciones del 2017 con el “maduroveteya” y toda la parafernalia que conocemos? ¿Manifestaciones donde se verán las caras los mismos de siempre? ¿O esperar la invasión norteamericana o marciana con las damas perfumadas? ¿O serán computados nuevos cadáveres con la esperanza de que algún general patriota recapacite?
Seamos francos: la abstención anti-electoral no conducirá a nada si no se manifiesta como una entidad política activa.  Cuando más alcanzará un carácter testimonial o simbólico.  Y eso -tú lo sabes muy bien- no sirve para nada.
La segunda alternativa es llamar a votar deportivamente. Por supuesto, una  decisión de ese tipo chocará con la resistencia de la mayoría de los partidos e incluso de la ciudadanía. Y con razón. No se va a votar en contra de un gobierno formal sino en contra de una dictadura.
La tercera posibilidad es llamar a participar. Aunque colinda con la posibilidad de votar no es exactamente lo mismo que llamar simplemente a votar. Llamar a participar significa inscribir a un candidato cuya tarea, acompañado por los demás líderes o dirigentes de la oposición, deba ser la de ejercer toda la presión posible en contra de la dictadura, convirtiendo a la campaña electoral en una rebelión ciudadana a favor de elecciones libres y democráticas, campaña que sin duda, será apoyada por la llamada comunidad internacional.
Te comento: ayer escribí un twitter que decía más o menos así: “hay quienes afirman que dictadura no sale con votos, aunque ha habido dictaduras que sí han salido con votos. Lo que no ha habido nunca son dictaduras que solo salen como consecuencia de la presión internacional”. Creo que eso es cierto.
Hoy agregaría lo siguiente: “tampoco ha habido dictaduras que abandonen el poder solo como consecuencia de la presión nacional”
Las dos presiones deben existir. Una ya existe, la internacional. La otra, la nacional, existe, pero por el momento, solo de modo potencial. Ahora, para que las dos existan al mismo tiempo no deben ser ni contradictorias ni excluyentes entre sí.
La hegemonía, la conducción y el carácter de la lucha deben estar dirigidos desde el interior, de eso no cabe duda. Nunca se ha dado ni se dará el caso de que la presión internacional sustituya a una oposición nacional. Por supuesto, no estoy hablando de guerras ni de intervenciones armadas. Estoy hablando de política.
La presión internacional, en suma, no es determinante pero sí puede ser decisiva. Pero no será decisiva –y a eso voy- si esa solidaridad carece de un sujeto opositor.
Ya te lo dije una vez: la política tiene rostros, nombres y apellidos. La política es antropomórfica. Elegir a ese rostro, a ese nombre y a ese apellido –no tiene que ser necesariamente un Mandela- es decir, a alguien que esté en condiciones de realizar la conexión necesaria entre el espacio internacional y el último rincón rural de tu país- tiene una importancia política existencial, sobre todo en momentos donde el régimen parece perder los estribos (he leído por ejemplo que Maduro intenta convertir a Colombia en sus Malvinas)
Disculpa mi apresurada redacción. Como ya te lo advertí, te escribo hoy 18.02.2018, “a la rápida”.  Muy a la rápida. Ya escribiré, pero con más tranquilidad, un articulo al respecto.

Saludos

Comentarios

  1. De acuerdo, solo tiene como obstáculo la fragmentación de la Unidad y el tiempo para lograrla con el desprendimiento de la realidad histórica necesaria. Una hegemonía precisa proyecto de país y no está concertado. Es un difícil camino q seguro nos permitirá afinar fundamentos analíticos experimentales a la nomotética. Pero salvando la inquietud y retos a la ciencia política, nos sitúa en el evolucionismo de Spencer y el realismo complementario de las dicotómías de Kierkegard, donde predomina el individuo cuando meditamos sobre el valor y papel q la voluntad individual debe imprimir a esta necesaria activación de la transformación de lo colectivo.

    ResponderEliminar
  2. Afectado por el drama que viven los venezolanos, me parece acertada la proposición de participación... "convirtiendo a la campaña electoral en una rebelión ciudadana a favor de elecciones libres y democráticas"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios agresivos o insultantes no serán publicados