Anton Julian- COPLA NÚMERO DOS


(A La Madonna de Edvard Munch)


Suma carcaja mía, pura bulla
Bledo non pase la tuya
Te videron cien miles, kaluya
Y tu burbuja, bruja, milviles, fue tuya

Solipanes vieron nacer al yermo
Y lento cauce del sauce, mermo
Ojalá, dijistes tú, patujá, tralalá.
El ventoso suma y sigue, lalalá

Pluriadas broncas y esmirriadas
Abriles, marzos e invernos
Sumandas todas los cuellos tersos
Y allá las turujas, mirientes y cerradas

Turima, marinda tan linda
Sokma y tuya e sempre puninda
Me quise sumar tu obligo, digo
Y fuiste mida desde el coco al ombligo

No hay tarde que no se le pare
Terreno bávulo, homario y lare
Temblendo ogro, nació la aurora
Dejémoslo así, cada tzuntio a su hora

Cuando muncia caiga la tarde
No habrá solo un perro que me ladre.
Ay ¿qué dolor costará tanta vida, madre?
Madre ladre, ladre madre, ay ya es tarde

Y lo que debería haber sucedido, nunca sucedió.




Comentarios

  1. Juegas con el lenguaje para hacer del poema un signo de muchas caras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios agresivos o insultantes no serán publicados