ESPANTO - Un poema de Mibelis Acevedo

Este país,
Ortiga de aguja y duelo, 
atravesándome.
La muesca puntual en el costado.
Mapa del dolor 
Turbia raíz
escarabajo. 
Inédita gramática del fusilamiento:
el luto que cambia nombres y tiempos
jamás su linaje.
Cuerpo unánime, plural 
al que desnudan y consumen y talan.
Una y otra vez obligado 
a la arcilla, 
al germen, 
al retoño. 

Como puede
va la voluntad sellando huesos,
desbrozando la holladura
besando llagas,
porque el abismo es enorme
porque el abismo es hoy cañón
y boca infecta.

Cuánto se hinca este transcurrir.
El día largo que encalla en vigilia sin dulzuras.
La rosa negra
El joven tajo
El pulmón perforado.
Ora la vida, el feroz intervalo; ora la nada.
Este espanto que junta
Este espanto que muerde
Este espanto.

Comentarios

  1. U. Hermoso y oportuno en momentos donde nuestra República sufre agónicos días. Aplaudo el poema y la belleza.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios agresivos o insultantes no serán publicados