Fernando Mires - LOS DOS CHAVISMOS



Existen dos chavismos: el chavismo madurista y el chavismo antimadurista. El primero en tendencia descendente. El segundo es ascendente y apareció antes de la gran victoria obtenida por la oposición el 6-D.
Originariamente fueron ramas críticas internas pero pronto aparecieron otras más inpendientes al tronco común. Paralelamente, antiguos personeros, sobre todo ex ministros fieles al chavismo originario comenzaron a mostrar públicas diferencias con el modo y la forma como eran conducidos los asuntos de gobierno (Giorgani, Navarro, entre otros) Más notorias han sido las disidencias de ex altos oficiales de las FANB (desde Baduel hasta Cliver Alcalá). Hay muchos. Ellos han sido objeto de duras represiones. Pero Maduro no ha logrado callarlos. Probablemente no están muy solos al interior de las FANB.
Difícil y largo sería intentar una radiografía de las rupturas producidas al interior del bloque del chavismo. Menos difícil es precisar las razones que están llevando a su disociación. Una de ellas reside en la persona del sucesor.
Maduro está muy lejos de ser un líder carismático. Todo lo contrario: su persona genera anticuerpos por donde vaya. Su alianza con Cabello, el hombre más odiado de Venezuela (incluso por los chavistas) ha terminado por deteriorar aún más su imagen política, si es que alguna vez la tuvo. 
La segunda razón es objetiva: reside en la gran crisis económica, incluyendo hambrunas, que asola a toda Venezuela. El llamado pueblo chavista sindica a Maduro y su grupo como el gran culpable. Se ha originando así una demanda de conducción política capitalizada solo en parte por la oposición. Hay otra parte que, no siguiendo a Maduro, mantiene cierta fidelidad religiosa con el presidente muerto. Para los chavistas-antimaduristas dichos sectores representan una posibilidad de reinserción futura del chavismo en la política, algo así como lo que sucedió con el peronismo en Argentina, después de Perón.
Bajo esas condiciones ya no son pocos los chavistas que se hacen preguntas acerca del futuro, tanto personal como nacional. De ahí que las disidencias inter-chavistas equivalen en gran medida a una estrategia de sobrevivencia. No es errado suponer que hay chavistas preparando condiciones para actuar políticamente en un periodo post- Maduro.
Ha sido el mismo Maduro quien al intentar destruir la Constitución de 1999 –la constitución de Chávez – mediante un proyecto corporativo-fascista (castrista dicen otros: es lo mismo), ha terminado por acelerar el proceso de descomposición interna del chavismo. Desde sus filas se escuchan voces pidiendo elecciones (que terminarían por enterrar a Maduro). La posición estrictamente constitucional asumida por la fiscal Ortega Díaz es seguramente la punta de un iceberg profundo. Antiguos chavistas como la dubitativa Maripili Hernández y los magistrados del TSJ Antonio Mojica Monsalve y Marisela Godoy; se han sumado al chavismo constitucionalista (hay que llamarlo de algún modo) denunciando la inconstitucionalidad de la constituyente propuesta por el madurismo. No serán las últimos. Ellos han hecho suyas las palabras de Chávez, ignoradas por Maduro: “No se puede cambiar una coma, una letra de la Constitución, sin consultar al pueblo”. Y todos, mal que mal, se ven confrontados ante la misma pregunta: ¿Cómo evitar que la debacle del madurismo se convierta en la de todo el chavismo? La respuesta de los grupos disidentes, a pesar de sus diferencias, parece ser una sola: es necesario separar al “chavismo verdadero” del madurismo.
Para perfilarse políticamente ante los suyos los chavistas antimaduristas requieren marcar diferencias con la oposición. Pero por otra parte, si no son ingenuos, saben que la defensa de la Constitución no puede tener lugar sin el concurso de esa oposición. A la vez, la oposición, a pesar de que rechaza el culto a Chávez, tan propio al chavismo antimadurista, sabe que las rupturas internas del régimen son síntomas que anuncian su ocaso. Tanto más importantes si se tiene en cuenta que en todos los procesos anti-dictatoriales los aparatos militares que sustentan al régimen tienden a dividirse solo después de una división de los aparatos civiles. Al revés no ha ocurrido nunca.
La lectura que cada oposición hace del proceso histórico venezolano es por cierto muy diferente. Incluso opuesta. Pero a la vez, sus representantes, como son políticos, saben que este no es el momento para iniciar una discusión académica acerca de cuando se jodió Venezuela (si con Chávez o con Maduro). 
La oposición antichavista y el chavismo antimadurista se necesitan mútuamente. Pero una alianza entre el chavismo antimadurista y la oposición democrática es algo muy difícil por el momento. Y si se piensa bien, tampoco es necesaria. Lo importante es que, a través de los diferentes caminos elegidos, logren converger en un solo punto. Ese punto lo ha marcado el propio Maduro. Ese punto es la defensa de la Constitución. Si coordinan solo en ese punto (no se requiere de ningún otro) tanto la oposición interna como la externa habrán prestado un enorme servicio al país común que habitan. 
“Entre gitanos no nos vemos la suerte”, dice el dicho. Entre políticos tampoco, podría agregarse. Por esa razón las dos oposiciones deberán dialogar, si es que no lo han hecho ya. Ese y no otro es el verdadero –y quizás único- diálogo que necesita Venezuela. Un diálogo entre políticos constitucionalistas que divergen en todo menos en la defensa de esa Constitución que les permite unirse y desunirse entre sí.
O en otros términos: si esa convergencia mínima se diera sobre la base de un frente único, por muy provisorio que sea, la Constitución chavista de 1999, refrendada por la oposición en el 2007, estaría a salvo. Julio Borges lo entendió muy bien al hacer el siguiente llamado:
......   la Asamblea Nacional abre sus espacios para la creación del Frente por la Constitución que reúne a todos los sectores de la sociedad: trabajadores, estudiantes, gremios profesionales, empresarios, académicos.
Dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada. Ese podría ser un lema tácito en el proceso que llevará, más temprano que tarde, a la formación de ese frente  constitucional propuesto por el Presidente de la Asamblea Nacional.



Comentarios

  1. Excelente análisis Dr. Mires, pero yo veo un problema acá. El gobierno está implementando aceleradamente su frente prodefensa de la constituyente y me temo que la oposición se está quedando dormida en la conformación del frente para contrarrestar la propaganda. Este nuevo frente, debería llevar a toda la población los argumentos y principios de defensa de la constitución liberal que nos dimos como pueblo en 1999 y 2007 cuando nos apropiamos de ella al negarle su reforma a Hugo Chavez.

    ResponderEliminar
  2. Basado en la Matemática más simple, si la Oposición es MAYORÍA, como lo demuestran los resultados de las Parlamentarias de diciembre 2015 (era más del 60%), y esas proporciones han ido aumentando desde entonces, por la incapacidad del indocumentado y su pandilla de generar SOLUCIONES a la grave crisis (escasez crónica de alimentos y medicinas, insuficiencia y frecuentes fallas en los servicios, nula producción en las empresas arbitrariamente expropiadas por el régimen, dependencia enfermiza de importaciones para las cuales, junto al pago de deudas pendientes, no hay dólares), y en su lugar REPRIMIR CRIMINALMENTE a la Ciudadanía que ejerce su DERECHO a la Protesta, hoy podemos afirmar que la Oposición ocupa el 80% de los venezolanos, y si logran acordar con los antimaduristas, en el punto de convergencia esencial LA DEFENSA DE LA CONSTITUCIÓN (que Maduro y sus desesperados cómplices pretenden cubanizar), esa oposición amalgamada llegaría fácilmente al 88%. Evidenciar que la absoluta mayoría rechaza a Maduro, al castrismo y a la cubanización de la Constitución, daría al traste con la pretensión de imponernos esa PROSTITUYENTE FASCISTA, a partir de menos del 12 % de respaldo (conformado además por el bagazo, lo peor de este pueblo)
    http://www.analitica.com/opinion/imposible-analizar-todas-las-atrocidades-del-sucialismosiglo21/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios agresivos o insultantes no serán publicados