Los Domingos de Anton Julian - TRES





1. Llegará el momento de irse

Llegará el momento de irse
Si es que no te has ido todavía
Lo debido está bebido y pagado
Bien o mal, otros juzgarán

Llegará el momento de irse
Gente igual o peor que tú, aparecerá
Harán de la vida su circo o escenario
Amarán, odiarán y también se irán

Llegará el momento de irse
Los malos y los buenos quedarán atrás
Los daños y perjuicios ya están hechos
Para mí, a lo sumo una lágrima. Nada más

Llegará el momento de irse
Tú, al igual que yo, ya no estarás.
La luna lunera cascabelera será tu epitafio
Y sobre tu vacío, las oscuras golondrinas volverán.

Llegará el momento de irse
Tus enemigos encendidos
En coros plenos de alegrías, cantarán
Buenos días su señoría, mandandirum dirum dam







2. Consejo de amigo

Vivir en otro país que no es el tuyo,
ser y sentirte siempre un desterrado
no cambia en nada las cosas, Julian
el peso del pasado lo llevas solo tú,
no ganas nada con mitigar la pena con el vino,
ni con memorias que nunca escribirás.
El río continúa su flujo indetenible,
los cadáveres arrastrados por el agua ya no vuelven,
es bueno reconocerlo al menos,
intenta caminar con honor los pasos que te faltan
y sin escabullir el miedo
goza tu mirada azul en los cuerpos
de las últimas hembras que escaparon del invierno.
Si existe o no existe el cielo, no es asunto tuyo.
Conténtate con acariciar la piel de la que está cerca.
Ella te mira con amor. Y tengo que decirlo: con un cierto miedo.




3. LOS POETAS DE VERDAD

Los poetas de verdad no escribimos poemas.

Los poetas de verdad escribimos cuchillos.
Escribimos noches, escribimos batallas.
No escribimos para vivir.
Solo escribimos para no morir.

Los poetas de verdad no somos poetas.
Somos hipótesis, luciérnagas, cometas,
gargantas, agua: agua que nadie ha bebido.
Somos agua envenenada

Los poetas de verdad no escribimos poemas
Borramos a los poemas, a veces los comemos
con pimienta, azúcar, menta, comino y arroz.
Lo poetas de verdad no somos de este mundo.

Antes de escribir, hemos sido escritos por el tiempo
Conocemos el final.






Comentarios