Fernando Mires – POLIS DESEA (no a todos) UN FELIZ AÑO NUEVO

Todos los años nos deseamos un feliz año. Para muchos una fórmula social, un procedimiento, un ritual que hay que hacer simplemente porque hay que hacerlo.
Ya decir feliz año contiene un absurdo. Nadie, ni el más suertudo, puede ser feliz a lo largo de todo un año. Es que la felicidad no tiene fecha, simplemente aparece de pronto. Y luego se va. Sin embargo, nos seguimos deseando un feliz año.
Pero a lo mejor queremos desearnos otras cosas. Desearnos por ejemplo que durante los siguientes 365 días tengas la menor cantidad de desgracias posibles. O que lo bueno sea más que lo malo. O que la vida (o la salud) le gane la pelea a la muerte. Entonces, está bien. Que así sea: Feliz Año Nuevo.
Con esa frase de rigor establecemos una relación con las personas y con el tiempo que vivimos. Por cierto, el 1-1 es una fecha como cualquiera otra. Pero al mismo tiempo no lo es. Su origen agrario es indesmentible. El año nuevo fue una vez el día en el cual los campesinos hacían el recuento entre lo sembrado y lo cosechado. Después de todo la humanidad reposa sobre una base campesina. Venimos de los campos y al igual que nuestros antepasados, sembramos y cosechamos.
Una parte de mi cosecha la hago en POLIS, mi revista, mi Blog, el medio con el cual me pongo en comunicación con el mundo exterior: con mis amigos, con mis enemigos y con los ya miles de desconocidos que leen lo que allí se publica.
POLIS es una revista política y a la vez personal. Allí publico los textos que me parecen interesantes así como los de un grupo de colaboradores que se han ido integrando. Pero POLIS es, o quiere ser, además, cultural. La cultura y la política son los dos ámbitos en los que siempre me he movido.
La poesía, dentro de lo cultural, ocupa en POLIS un lugar destacado. La razón es la siguiente: soy de los que piensan que la lógica racional no es la única posible para acceder a la realidad que nos rodea. Es necesario, creo yo, incursionar en otros espacios para dar cuenta de lo que sentimos y pensamos. La poesía juega allí un papel: es el arte de decir con palabras lo que no se puede decir con palabras: es decir, una imposibilidad. En esa imposibilidad reside su importancia.
Pero antes que nada POLIS es y seguirá siendo una publicación dedicada al debate. En sus diferentes artículos, en los míos también, suele haber opiniones encontradas. POLIS, en efecto, nació portando el convencimiento de que no hay ninguna verdad total y absoluta. Por eso en sus páginas no tienen cabida los textos que proclaman dogmas inapelables.
POLIS es, definitivamente, una publicación anti-ideológica. Pero no es imparcial ni mucho menos neutral. Mantiene un compromiso militante con la democracia, no solo como forma de gobierno sino como forma de vida y de resistencia a todo lo que oprime y no deja ser. Por lo mismo POLIS es una enemiga de todos los sistemas autocráticos, dictatoriales, personalistas, militaristas. Estén donde estén. Vengan de donde vengan. Sean de derecha o de izquierda.
Sin embargo, al hacer un recuento de los textos publicados en POLIS durante el año 2016, he llegado al convencimiento de que este año no ha sido positivo para la razón democrática. Quizás el hecho más trágico es que Europa, cuna de la democracia, yace entrampada entre el terrorismo islamista y un neofascismo homófobo, xenófobo y eurófobo. Las elecciones de Abril en Francia serán decisivas. Si la Le Pen se hace del poder, la Alemania de Merkel deberá convertirse en el último baluarte de la democracia europea.
Los personalismos autoritarios priman por doquier. 2016 no ha sido el año de los estadistas sino el de las “personalidades fuertes” llámense  Erdogan, Netanjahu, Orban y principalmente Putin a quien Angela Merkel definiera como el jefe de una potencia territorial del siglo XlX enclavada en el siglo XXl. El peligro no viene de cada una de esas diferentes “personalidades” sino de las relaciones bilaterales y multilaterales que pueden darse –de hecho se está dando- entre ellas. Más peligroso todavía es que cada una de esas “personalidades” busca perfilarse recurriendo al trasfondo carismático de una religión, cualquiera que ella sea. Razón para pensar que el integrismo, vale decir, la fusión de lo religioso y de lo político, está de vuelta en la historia. Eso significa que no solo los usos democráticos están en peligro. Además, lo está la propia secularización. No olvidemos en ese sentido que la democracia y la secularización nacieron juntas. Son hermanas siamesas. Solo cabe esperar que no mueran juntas. No solo en contra, también en nombre de Dios han sido cometidos los crímenes más horribles de la historia.
Putin -eso lo descubrió Obama antes de entregar su gobierno- acaricia el proyecto de la reconstitución de una Rusia imperial de dimensiones territoriales superiores a las de la Rusia zarista y de la Rusia estalinista. Donald Trump, al parecer, no lo sabe o no quiere saberlo.
Donald Trump: Para algunos una incógnita, para otros una amenaza. Como sea, ya dados a conocer casi todos los nombres de los nuevos ministerios se puede llegar a la deducción de que Trump marcará un negativo punto de inflexión en la tradición democrática y republicana de los EE UU. Su propósito parece ser el de asegurar un amplio lugar a su nación pero al precio del establecimiento de un nuevo orden mundial destinado a ser repartido entre los estados más militarizados del planeta.
La única novedad positiva del recuento es que en América Latina el panorama no parece ser tan siniestro como en otras zonas del mundo. Las conmociones anti-populistas vividas por los dos países más significativos de la región, Argentina y Brasil, abrirán probablemente el paso a sistemas de rotación política libres de liderazgos mesiánicos. El avance hacia la democracia, iniciado después del derrumbe de las dictaduras militares del siglo XX -parcialmente interrumpido por la aparición de las autocracias caudillescas  del socialismo del siglo XXl– continúa su marcha. El reeleccionismo de Evo Morales sufrió un serio revés en el plebiscito de Febrero. Solo quedan la dictadura militar cubana, la dinastía de la familia Ortega en Nicaragua y el régimen militarista de Maduro en Venezuela.
El chavismo ha experimentado una mutación: mayoritario, populista y electoralista en sus orígenes, ha llegado a ser hoy una dictadura minoritaria, antipopular y anti-electoral. Venezuela es, evidentemente, social, política, económica y moralmente visto, una nación en peligro. Por esa razón POLIS seguirá manteniendo su solidaridad con los sectores democráticos de ese país (no todos en la oposición lo son), con los presos políticos y sus familiares, y con el restablecimiento del orden constitucional. Lo que se juega en Venezuela no solo tiene que ver con Venezuela.
POLIS continuará siendo una tribuna abierta en contra de todas las formas de opresión y autoritarismo que aparezcan en la región y aún más allá.
Reiteramos: 2016 no ha sido un gran año para la cosecha democrática. Pero hay que continuar sembrando. Esa es la razón por la cual, POLIS, a través de su director -amén de tramoyista, formateador, diseñador y escribidor- desea a todos sus lectores un Feliz Año Nuevo. Y que cada uno entienda por ello lo que más quiera.
Un simbólico abrazo.
Fernando Mires


Comentarios

  1. El mundo requiere reconciliación pero lejos de los dogmas, ideologías y fanatismos. Sí, parece que necesitamos repensar el mundo en términos más equilibrados si ello fuese posible y muy a pesar de quienes pretenden ver a nuestra especie dividida en los "buenos" y los "malos". Sí, otra vez, el agro nos impulsó para sobrevivir como especie, nos dió razones comunes para ser solidarios entre nosotros! Feliz Año!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por lo que hace por Venezuela!.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios agresivos o insultantes no serán publicados