Los Domingos de Antón Julian - EL ELLO Y EL YO



Tú tienes un reloj,
yo tengo al tiempo.
Pudo ser la respuesta vacía
del poeta al gerente,

del loco al burócrata,
del bueno al malo.
Como sea, el tiempo fui yo.
(En ese punto tenía razón San Agustín)

Di cuenta de mi tiempo
del mismo modo como el tiempo
dio cuenta de mí.
Tú tuviste al reloj

yo tuve al tiempo.
Tú tuviste un día de fiesta,
yo tuve al amor.
Tú tuviste a la geografía,

yo tuve a la historia.
Tu fuiste un momento
viviendo su vida.
Yo nunca fui nada.  

Esa fue mi venganza.

Comentarios