Viernes de la Poesía: Anton Julian - A RUBÉN DARÍO



Hoy rodeado de calcetines,
calzoncilllos y antiguallas, he estado
leyendo a Rubén Darío, qué tiempos aquellos,
los de los versos, cuando los poetas cantaban,
payaban, y ninguno como Anton Julian
escribía con las patas colgando del vacío.

Ninguno pensaba en la otra vida
La metafísica era física nupcial y el amor
se contentaba en un lecho romano
rodeado de querubines, arpas y laureles.

Jamás llegaban los versos más arriba de las rodillas
Nadie recitaba como hoy: a calzón quitado y sin levita.

Hoy ya ni se sabe que es la poesía.
Pero después de leer a los versos de Rubén
costará un mundo no escribir en rima.

Eran otros tiempos aquellos
Los respeto. Los envidio.
Casi los venero. Casi los deseo.
¡Y hasta me dan ganas de morirme de amor!



Comentarios