Anton Julian - TRES POEMAS DIURNOS



EL CORAZÓN ILUMINADO

Tener el corazón iluminado
es cuando aún en medio del infierno no te quemas
es saber cultivar el pistilo de la flor marchita
La de marzo, la de abril, la de mayo
Es sentir el ruido del pálpito de la otra, o del otro,
en tu mano, en mi mano, en cualquiera
Es desear más allá del agujero, un rostro pálido
que te mira sin pupilas y con amor innecesario

Es querer el desgaire del aire como a una madre
La ruina de las rimas, el cántico loco de los vientos
La noche de los malos, la risa de la mujer cercana
La resistencia inútil de la tierra, su fango sin fondo
Y el vuelo de un pájaro sin alas, baleado antes de nacer 

Tener el corazón iluminado es sentir la caída del rayo
en tu cuerpo anunciando desde el ombligo
que la vida comienza en el mísero gusano
y termina en la mariposa sangrando rosas 
sobre la hoja negra tatuada en el borde de la piel

Tener el corazón iluminado
es querer cubrirlo todo

Es tomar tu mano y verte la mala suerte
Adivinar tu destino y mi muerte, la tuya jamás
Es traspasar la boda de los difuntos bailando conga
Es nacer gritando un hijo en otra boca
Es una palabra muda y sin letras
Es beber la sangre de otro pecho en el tuyo

Tener el corazón iluminado, eso quiero decir:
es llegar a ser una sombra tendida 
sobre el vacío inmenso del tiempo


ADULTERIO

Hoy mi mujer encontró una gota de vino tinto
justo ahí, en el cierre de mi pantalón
¿Sabrá ya
lo que sucedió
con la uva?


AMANECER

La mosca tarada pegada a la cortina
Y toda la noche la ventana abierta,
para que la oscuridad se vaya para siempre
Un poco de sol, un cierto dolor en las sienes
La radio da a conocer que los chiítas
masacraron sin piedad a los sunitas
¿O fue al revés?
En Irak, o en Irán
¿O fue al revés?
Leí los mails, lo mismo de siempre,
mas un par de insultos innombrables
Una declaración de amor de una anciana
cuyo rostro no recuerdo, solo su ojo tuerto
Un facebook quiero que seas mi amigo
más tres twitters inconsultos: follow me
El café fortísimo, el santo beso en la mejilla
Dormí bien, soñé con el espíritu santo, ¿y tú?
Abrí la puerta de calle, un paquete en el suelo
Parece una bomba, hace tictac tictac
¿o es un corazón partido que todavía late?
Cada minuto hay que tomar decisiones
¿Lo abro o no lo abro? Hace tictac, tictac
                        hace tictac