Fernando Mires - ASTEROIDE 2012 DA 14



Dicen que el asteroide 2012 Da 14 va a pasar cerquita de la Tierra, planeta donde todavía vivimos y morimos. Dicen, la NASA lo dijo, que no nos va a pasar nada. Dicen que va a seguir hasta perderse no sé donde: en algún lugar incógnito del infinito, quizás. Pero hoy, al leer el diario junto al café sobrecargado, me entró una especie de pánico. 
Un meteorito cayó en Rusia, en los Urales, en todo caso más cerca de lo que está Chile, país donde yo no estoy pero de donde soy (nótese la diferencia fenomenológica) 
Dice la NASA que el meteorito no tiene nada que ver con el asteroide 2012 Da 14. Dice la NASA que es pura casualidad que los dos acontecimientos hayan coincidido, y yo -¿saben ustedes?-  no le creo a la NASA. Es decir, yo creo en las casualidades, pero creo también que entre una y otra casualidad hay siempre una relación, sobre todo si ocurren en un lapso aproximado. 
No tengo ninguna prueba, pero aunque no soy un científico - Dios me libre y me guarde -  creo que el meteorito que cayó en Rusia algo tiene que ver con ese Asteroide 2012 Da 14, el mismo que va a pasar esta noche “rozando los techos de nuestras casas”, como escribe con tan mal gusto el periódico. Yo creo que el meteorito se desprendió del asteroide y fue a parar a Rusia donde ya hay más de 700 heridos, pero por lo que yo calculo deben ser más de 1000, entre otras cosas porque los rusos nunca dicen la verdad. 
Inevitable el recuerdo de Chernóbil (1986) cuando explotó el reactor atómico. Las autoridades rusas, en ese tiempo comunistas, anunciaron la tragedia de Chernóbil sólo cuando ya toda Europa lo sabía, entre otras razones porque no poca gente ya estaba muriendo radio-activada (morir radio-"activado", qué paradoja tan grande) 
Los autoridades rusas anuncian ahora que el meteorito (el meteorito, no el asteroide) cayo muy cerca de un centro atómico, por lo que yo deduzco: "cayó justo encima". Las consecuencias las sabremos después, pienso, cuando abramos las ventanas de nuestras casas.
No sé por qué. A Putin yo no le creo nada. Putin tiene cara de mentira. Yo creo que con esa cara Putin miente hasta cuando dice la verdad.
El asteroide -leo  en el diario- tiene el tamaño de una cancha de fútbol, lo suficiente para joder a una ciudad completa, y no tanto por su dimensión sino por su velocidad: 7,8 Km. por segundo. El asteroide pasará (ojalá que pase) a una distancia de 27.650 Km. sobre la tierra y puede ser observado con un prismático normal. Yo no tengo prismático, ni normal ni anormal. Creo que deberé comprar uno esta tarde, aunque pienso, mejor sería tener una filmadora. Debe ser muy interesante filmar el fin del universo. Interesante por lo inútil, porque si es el fin, la película no la va a ver nadie.
Así ocurrió con el planeta Melancolía, cuando ese loco genial, Lars Von Trier, filmó el fin de todo segundos antes de que ese fin comenzara. ¿Puede comenzar un fin? Por supuesto, esa era la idea, o mejor dicho, la alucinación de Von Trier.  El filme lo vi dos veces. 
La primera vez, su primera parte, Justine, me aburrió mortalmente y su segunda parte, Claire, me apasionó vivamente. Eso me obligó a ver el filme por segunda vez, y allí ocurrió que la primera parte, gracias a que conocía la segunda, me apasionó más que la segunda. 
La primera parte del filme relata la "melancolía" de Justine quien vive el mundo como es: transitorio, fragmentario, inconcluso y por lo mismo, extremadamente absurdo: ese mundo poblado por seres que caminan hacia la muerte, haciendo o fingiendo que la vida que vivimos es "la real" y no la otra, la que no vivimos, la definitiva y radicalmente "real" (si lo dicho tiene que ver con un texto de Lacan, no es casualidad). 
La melancolía de Justine es la de quien vive el mundo mortal que nos ha sido dado, sin ilusiones ni entusiasmo pues conoce "el tiempo que resta" (Paulo, Carta a los Romanos) en cada acto banal que ejecutamos como si fueran decisivos y definitivos. Las amistades que no son tales, los discursos vacíos, las ceremonias inútiles -como esa boda que le ha fabricado su conformista hermana, una mujer quien, como la Susanita de la tira Mafalda, vive absolutamente adaptada, sin preguntarse por el sentido o la razón de nada, o sea, como vive el 90%. de los humanos: sin pensar. 
Justine, en cambio, vive esa realidad aparente haciendo concesiones, o haciendo "como si ...." Como si nuestras míseras verdades fueran "la verdad". Justine, en fin, ya estaba viviendo en "la otra" realidad y, por lo mismo, no podía estar plenamente presente, como estaba Claire, en su propia entidad biológica: estaba, por decirlo así, dis-gregada. La biología, la lógica del bío, la lógica de la vida, era para ella otra lógica: la lógica brutal y realista del melancólico. 
El melancólico es quien con el alma enlutada asiste a sus propios funerales sin haber muerto "todavía". No sin razón el sagaz Sigmund Freud tituló a su libro sobre la depresión con el nombre "Trauer und Melancholie" (Duelo y Melancolía).
Durante la segunda parte del filme, el planeta Melancolía avanza hacia la tierra. El marido de Claire, al conocer la posibilidad del fin total eligió el suicidio como alternativa. Claire cae en la histeria e incluso, con un vaso de vino y la música de Beethoven quiere "posar" frente a la muerte. La melancolía de Justine, en cambio, se articula plenamente con la existencia del planeta Melancolía. Justine está preparada para morir porque desde el fondo de su melancolía sabe que venimos de, y vamos hacia, la muerte, o lo que es parecido: sabe que nuestra existencia no es sino una aparición fortuita sobre el planeta Tierra. 
La verdad no está en la tierra, está en la melancolía, en el planeta Melancolía que de modo wagneriano, al ritmo de los acordes de Tristán e Isolde, avanza hacia nosotros sin que nadie ni nada lo detenga, música que no puedo más escuchar sin pensar en Melancolía de Von Trier del mismo modo como cuando escucho El Bolero de Ravel pienso inevitablemente en Cantinflas. 
Gracias al reconocimiento de la verdad de la muerte Justine podía  vivir digna y serenamente los últimos minutos de la vida e incluso, en un gesto de ternura, proteger a su pequeño sobrino, construyendo en su torno un absurdo refugio de débiles maderas.
Desde su inmensa locura, Lars Von Trier nos reveló dos secretos a través de Melancolía: el primero, sólo el amor (protección) al otro, en este caso a un niño, nos protege de la muerte, es decir, de nosotros mismos. El segundo, el planeta Melancolía no es la muerte total pues en su indescriptible belleza no es más que un momento de una vida que continúa sin nosotros más allá de todo lo imaginable, en otro tiempo que nunca será el nuestro pero cuya mención nos devuelve a la melancolía, condición que debería ser la más normal si es que no tratáramos de escapar inútilmente de ella. 
........
Dicen que el asteroide 2012 DA 14 va a pasar cerquita de la tierra. Esa es la razón por la cual, mientras bebía mi café letalmente cargado, sin azúcar y sólo por razones estéticas con una pinta de leche, no he podido sino recordar al planeta Melancolía. Fue así que pensé, con fría y matemática lógica: "Puede que esta vez el asteroide 2012 Da 14, a diferencias del planeta Melancolía, se haga el tonto y siga de largo".
Para concluir, no sin cierta melancolía: "Pero eso, después de todo, no va a cambiar nada".