Marina Ayala - NO SER TRATADO COMO HONGOS

Después de tanto desengaño, de tanto desacierto de los que se erigieron como los estrategas de un momento tan delicado, no se puede pretender que de la noche a la mañana los ciudadanos corran a responder a un llamado de quien tanto daño ha hecho. La población está descreída e indiferente, agobiada, angustiada. Las tácticas que se apliquen para ganarnos en una u otra dirección tienen que contemplar aspectos psicológicos. Se trata de una población que por los efectos de atropellos y maltratos se ha neurotizado, no se pueden obviar estos factores. Ya Freud lo había contemplado “Si la presión por la adaptación al colectivo sobrepasa las fuerzas del yo creando infelicidad, el individuo tiene generalmente dos salidas: o se rebela o hace una “neurosis”. Pues hicimos una neurosis porque al mismo tiempo caímos en una inercia, con el consecuente resultado que la política se tornó irrelevante, peligro que fue advertido por Daniel Innerarity.
SEGUIR LEYENDO>>