Marina Ayala - EL ESPACIO Y QUIEN LO OCUPA



Perdidos en un espacio compartido sin poder entendernos hace que surja lo peor sin ataduras, limites o aciertos. Después de habernos creído que teníamos una superioridad declarada por mitos nunca cuestionados, tuvimos que estrellarnos contra una realidad que sigue su curso sin titubeos y nos agarra sin discurso, balbucientes y por lo tanto dando traspiés en la persecución de la tan mencionada libertad. ¿Pero es que acaso entendemos lo que es libertad? Esta palabra delicada que todos usamos con una absoluta propiedad y no la sabemos aplicar llegado el caso. Ya lo debíamos saber desde que Kant especificó la diferencia entre un mundo de la existencia y el mundo que circula por un acuerdo a través del leguaje. La libertad no tiene referente objetivo que pueda ser percibido por nuestros sentidos, es un término abstracto y por lo tanto depende de acuerdos consentidos en una sociedad y tiempo dado.

SEGUIR LEYENDO