Marina Ayala - DE QUÉ TENGO MIEDO



El miedo se apoderó de los habitantes de esta tierra. No es que antes de la pandemia no sufriéramos de miedo y de incertidumbre, es que se hizo patente, es que ya no se esconde en reacciones bravuconas y destempladas. La desconfianza y el miedo nos aislaron aún más y descubrimos que lo aterrador es constatar que más allá de nuestras cuatro paredes no hay vida. Vida creativa, cultura de fortalecimiento de lazos sociales, de entendimiento de nuestros discursos. Sin duda es inevitable tropezarse con otros seres, porque algunas necesidades obligan a salir del claustro. El otro observa a su debida y prudente distancia y si te dirige la palabra es para hacerte indicaciones de como debes protegerte a ti y a los otros. Cada quien sostiene su relato y el otro escucha con incredulidad.

SEGUIR LEYENDO>>