Joschka Fischer - ¿LA CUENTA FINAL DE OCCIDENTE?



No nos equivoquemos: es muy distinto que Trump esté en la Casa Blanca ocho años en lugar de cuatro. Además de los estadounidenses, los europeos seríamos los primeros en sentir las consecuencias de un segundo mandato de Trump. El hecho es que Europa sigue dependiendo casi existencialmente de Estados Unidos, tanto en lo económico como en su seguridad. Es una herencia del siglo XX, con sus guerras mundiales y su larga Guerra Fría, realidades históricas profundamente arraigadas que no se pueden revertir con facilidad ni rapidez. Trump ya ha obligado a Europa a buscar su propia soberanía, pero ese fin no puede lograrse de un modo fácil ni barato.
Cuando Trump fue electo en 2016, la noticia tomó por sorpresa a casi todo el mundo, tanto dentro como fuera de Estados Unidos. En 2020, nadie volverá a cometer tal error. Pero tampoco nadie puede aducir que no sabe lo que estamos recibiendo con Trump. Puede que el actual presidente sea infiel con la verdad, pero en general ha cumplido sus promesas de campaña.
Habiendo dicho eso, se equivocaría quien pensara que se podría esperar meramente otros cuatro años de lo mismo. Si Trump es reelecto, lo más probable es que se comporte de manera incluso más radical y sin limitaciones. Se habrá convencido de ser “el elegido”, tras haber resistido los pérfidos ataques de la oposición, el viejo sistema, los medios de comunicación y “el Estado profundo”. ¿Quién quedaría para detenerlo, o al menos intentar corregir su rumbo?
Con todas las desastrosas implicaciones que tendría, la idea de un “segundo mandato de Trump” no ha hecho que la Unión Europea salga de su frustrante hábito de seguir haciendo negocios como siempre. Los funcionarios de la UE están en negociaciones de los términos del presupuesto de un billón de euros para los próximos siete años del bloque comunitario.
Parte de esta tarea implica una nueva batalla por la asignación de fondos regionales y de la Política Agraria Común (PAC) tras la materialización del Brexit. La presidencia de Trump ha sido un factor ínfimo en esas gestiones. Y aunque para una estrategia de soberanía europea necesariamente habría que hacer nuevos compromisos financieros, ese asunto en particular apenas ha aparecido en la mesa.
En lugar de ello, dentro del Consejo Europeo han prevalecido los intereses nacionales cortoplacistas. Como si en los últimos tres años el mundo no hubiera cambiado en lo fundamental. Habría cabido pensar que las prioridades de los gobernantes europeos se ajustarían a la presidencia de Trump, el surgimiento de China como potencia global, la apuesta de Rusia al poderío militar y al rearme, y al ascenso de la economía digital. Pero no: el regateo interesado domina la agenda en Bruselas y las capitales nacionales de Europa (que siempre han jugado un papel fundamental en la gobernanza de la Unión. El pensamiento estratégico y un sentido de responsabilidad histórica son, a lo sumo, ideas que se dejan para el final.
Lo peor es que este estado de cosas persiste a pesar del hecho de que hoy no hay un tema más importante para Europa que las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Los europeos debiéramos estar preparándonos para el peor escenario. La pregunta clave, para Europa y Occidente en términos más generales, es si la OTAN podrá sobrevivir a un segundo mandato de Trump.
Si la OTAN dejara de existir, repentinamente Europa y la región del Atlántico Norte se enfrentarían a una enorme crisis de seguridad. De hecho, sin el vínculo transatlántico que brinda la Alianza, apenas podríamos hablar de “Occidente”. Y ciertamente Europa no sería capaz de manejar su propia seguridad.
En Bruselas, pero en particular en el Consejo Europeo, la agenda principal debería reflejar el hecho de que las bases estratégicas del siglo XXI se están sentando ahora, en estos mismos momentos. Hay muchísimo más en juego que el resultado de las próximas elecciones en cualquier país europeo específico.
Lejos de mí poner en duda la importancia de los fondos regionales y de la Política Agraria Común. Pero con el debido respeto a los frugales aportadores netos y los países destinatarios más pobres que dependen de estos desembolsos de la Unión Europea, simplemente hay asuntos mayores que es necesario abordar. La propia seguridad y soberanía de Europa están ahora en peligro. La UE debe preguntarse si está preparada para hacer lo que sea necesario para seguir siendo un actor independiente y unido en el interés común de todos los europeos. De lo contrario, su viabilidad como entidad democrática y soberana en control de su propio destino se verá cuestionada (y, en consecuencia, se pondrá a prueba) como nunca antes.
Joschka Fischer, ministro de Relaciones Exteriores y vicecanciller de Alemania entre 1998 y 2005, fue líder del Partido Verde alemán durante casi 20 años.
© Project Syndicate, 2020.
Traducción de 
David Meléndez Tormen.
www.project-syndicate.org