Carlos Barrio - EL CAPITALISMO Y LA IZQUIERDA

Una de las señas de identidad de la llamada nueva izquierda ha sido la de sacar del armario de la historia su tradicional aversión hacia el capitalismo. Durante buena parte del siglo XX, la izquierda, en su versión socialdemócrata, aceptó con matices la mayor eficiencia del capitalismo como sistema de producción. El problema de dicho sistema productivo no era tanto de naturaleza técnica, como normativo. Según el pensamiento de izquierda democrático el capitalismo de libre mercado origina importantes desigualdades de clase que no pueden ser aceptadas bajo criterio ético alguno. La alternativa que se planteaba a este sistema económico capitalista era la llamada planificación de económica centralizada llevada a la práctica en los antiguos países del Bloque de Este, que resultó ineficiente, injusta y profundamente alejada de lo que autores como Rudolf Bahro consideraban el verdadero pensamiento económico socialista.
SEGUIR LEYENDO