Fernando Yurman - TRASCENDENCIA DE LA PÉRDIDA Y PÉRDIDA DE LA TRASCENDENCIA


Quizás sea imposible separar las dos partes de este título, ángulos de giro del inasible presente. Presente ´por todas partes, sin pinzas del pasado o del futuro que permita ceñirlo. Nos afecta un remolino de vacíos sin una presunción elevada que brille como guía. Cuando Walter Benjamín observo la perdida del aura en su ensayo sobre la reproducción industrial del arte, esa ausencia ocupaba un lugar reflexivo. Y lo siguió ocupando hasta desaparecer hace unos años. Mucho se evaporo con él: la falta de esa falta nos deja en una ciega imprecisión para recorrer el museo de la alta cultura, pero también de otros valores que suceden en el tiempo. El devenir perdió la exaltación. Hay un desfasaje insalvable entre lo que todavía somos y lo que nos ocurre. El arte, como las ideologías o las representaciones políticas, casi no logra levantar vuelo en una atmosfera sin trascendencia. ¿Como ha ocurrido? ¿La tecnología se apropió del espíritu, sea este lo que fuere?

SEGUIR LEYENDO>>