EL PAÍS ENTREVISTA A RICARDO LAGOS


No fue pactada (La transición), no. Me da risa: ¡Ojalá hubiera habido un pacto! Un pacto significa que ambos estamos en igualdad de condiciones. Pero estábamos con un señor que teníamos al frente, Pinochet, que tenía el poder político, militar e institucional de la dictadura. Fue una imposición y nosotros solo teníamos el poder moral de haber ganado el plebiscito en 1988. Cada generación tiene su propia épica y la nuestra fue restablecer la democracia frente a una dictadura. Y lo logramos. Alguien podrá discutir la forma en que se logró. Pero la forma en que se logró fue más pacífica que lo que hemos visto esta semana en Chile. Ni el tránsito de la dictadura a la democracia vio los niveles de destrucción que hemos visto en estos días. Y era una dictadura implacable, con un toque de queda donde primero disparaban y después preguntaban.
SEGUIR LEYENDO>>