Arturo Pérez Reverte - QUE TODOS QUEDEN ATRÁS