Alejo Urdaneta - LUZ PRIMORDIAL




Esa pequeña rosa sembrada en las nubes
es el ángel que abre el portal.
Te recibe con el abrazo de los astros,
te adorna del festín de primavera.
Venías por ancho camino de fatiga,
fuiste sonrisa y hoy late la memoria contra el olvido.
En la siembra que dejaste
está la vida renacida en otro cielo.
No tienes dueño.
Nada se pierde de ti,
tuyo es lo que anhelabas.
Lo que dejas será de nuevo el tesoro
iluminado de mañanas,
bañado de colores,
fértil de amor y esperanza

Comentarios