Simón García - FRAGMENTO DE UN ARTÍCULO DE ORLANDO VIERA BLANCO, CUYAS IDEAS COMPARTO

Fragmento de un artículo de Orlando Viera Blanco, cuyas ideas comparto: 
No soy devoto de Falcón. Jamás le hubiese votado. Quizás hubiese preferido hacerlo nulo, pero jamás renunciar a la oportunidad de salir a las urnas comiciales y pensarlo en la fila, aunque la convocatoria hubiese venido del mismo diablo. En términos políticos, de desafío ciudadano, de poder, como luchador y como hombre en la búsqueda del mando-sea en mala competencia-Falcón hace lo que tiene que hacer. No valida ni legitima a nadie…Lo alternativo como lo es irse a la insurgencia civil armada, de suyo inexperta, improvisa e idealista- es morir en el intento, como en efecto sucedió a muchos venezolanos, que ya olvidamos…Y quienes lo arengan desde el exterior les repito, busquen su carabina y vayan al frente. Cuanto apuesto que no envían a un hijo suyo…

Falcón no es más que un síntoma de una terrible enfermedad que es nuestra sensible banalización de la realidad. Una peligrosa resistencia a elevar el interés nacional por encima del personal Quizás no somos tan patriotas como decimos o queremos serlo, o quizás nuestra venezolanidad llega hasta donde llega el compromiso de sacrificarse por otro. Muchos lo han hecho ¿Son mayoría? ¿Le rendimos tributo? ¿Es justo detener todo un proceso histórico de movilización, transformación y cambio por descansar nuestras penas en un mesías?.

Como diría el profesor Fernando Mires, aquellos que al tiempo de leer estas líneas comiencen a insultarme, háganlo con soltura porque en mi caso, no los bloquearé. Precisamente lo que busco validar es nuestra facilidad hacia el insulto y la camorra, antes de dar un voto de confianza a una reflexión que no pretende otra cosa, que revisar honestamente nuestras aptitudes y actitudes grupales. Es un mea culpa, no una acusación.

En cualquier caso, no escribo para hacerme sentir, no escribo para tener la razón, imponer un criterio o sentirme orgulloso de nada. Escribo para hacerles sentir; para convertir nuestro sufrimiento en lección aprendida, para sujetarme al sueño de regresar a Venezuela y emprender el proceso de una sociedad mejor…feliz, convivencial.

Ese día, la noche caerá estrellada en plenilunio, y podremos dibujar una nueva realidad. Una Venezuela libre, feliz y próspera. Pensemos. Vienen nuevas oportunidades. Episodios culminantes. No las volvamos a perder…
(extraido de Facebook)
@ovierablanco

Comentarios