Mibelis Acevedo - EL EMBRUJO DE THANATOS


Casi dos décadas de empeño del poder por normalizar las anomalías, han hecho que el “destrudo” -esa energía del impulso destructivo que según Edoardo Weiss se opone a la libido, al impulso creador- se esparza como hiedra venenosa, que intente ocupar a juro todos los espacios de nuestra existencia, aún aquellos cuyas anatomías resisten mejor la odiosa embestida. Ha sido, sigue siendo también una lidia fragosa contra la pulsión de muerte, contra esa tendencia a abandonar la lucha de la vida y retornar a un estado inanimado: Eroscontra Thanatos, puja inevitable, en verdad, pues paradójicamente y desde el punto de vista psicoanalítico se trata además de la tensión entre extremos por lograr el equilibrio. El instinto de muerte vendría así a balancear la propensión de los organismos a hacer lo que atiende a la exclusiva satisfacción de sus apetitos, aquello que les da placer.

     LEER MÁS  ............

Comentarios