Américo Martín - ¿POR QUÉ ADMIRAR A POMPEYO MÁRQUEZ?


“Un padre”, sin especificar que lo fuera en lo político, probablemente por sentir que de esa manera hubiera limitado la dimensión del afecto. Así lo sintió Teodoro, su compañero en la última y fecunda etapa de constructor de partidos. “Un ser colectivo” lo definió Homero Arellano, con buenas razones porque en su casa lo mantuvo enconchado durante un par de años y fue su enlace en la notable entrevista secreta con el perseguido secretario general de AD, Alberto Carnevali. “Un hombre de avanzada, de progreso, de renovación”, declaró el propio Pompeyo al periodista que cinco años atrás, al asomarse a los 90, quiso saber cómo se definía a sí mismo en aquel momento de su vida. Leer más

Comentarios