Mibelis Acevedo - SIN ARNÉS

Pero el abismo crece, y no hay buen arnés que lo desafíe. Aun así, desbordado por la presión de calle, la falta de legitimidad y apoyos, el gobierno junta bríos para lanzarse a una escalada suicida, una Constituyente corporativa que prescinde del pueblo y la ley vigente, cuando sólo al pueblo debería corresponder su activación mediante referendo. Veremos si la chicuelina disfrazada de solución política en ultima ratio logra devolverles algo de la ventaja perdida; o si, como sospechamos, sumará como espasmo a la lista de intentos por retener el poder, a toda costa. Leer

Comentarios