Julio Borges - QUE EL PUEBLO DECIDA


El Gobierno de Nicolás Maduro ha roto el orden constitucional democrático de Venezuela. Ha desconocido el poder del Parlamento electo en el 2015 y destruido la independencia de poderes. Así lo evidenciaron las sentencias 155 y 156, 157 y 158.
De igual forma impide la convocatoria de elecciones regionales que debieron realizarse en 2016 y las locales que deben ser realizadas este año. A la par han creado una crisis humanitaria por el despilfarro, la corrupción y la expropiación de empresas.
Los venezolanos salen a las calles a manifestarse para exigir una solución pacífica a la crisis política y económica, que no es otra que el respeto a la Constitución. Ante ello ha ocurrido una represión violatoria de derechos humanos y ha conllevado a la muerte de manifestantes por parte de funcionarios de órganos de seguridad del Estado. El gobierno es el responsable de la violencia al impedir que el pueblo pueda expresarse democráticamente.
El único que habla de guerra, armas y permite la impunidad de grupos paramilitares. Quienes forman parte de los poderes públicos: Legislativo, Ciudadano, Electoral, Judicial así como las Fuerzas Armadas, deben decidir de qué lado están, si del lado de la represión que niega derechos o de quienes creen que el poder debe escuchar a un pueblo que quiere votar para cambiar en paz.
Ante la peor crisis de la historia, la MUD tiene una propuesta clara: que el pueblo decida qué futuro quiere votando. El mejor diálogo que puede haber en Venezuela es en el que cada venezolano hable a través del voto. Señor Nicolás Maduro: no tenga miedo al pueblo venezolano y convoque elecciones, la paz verdadera es el voto.
La Mesa de la Unidad Democrática está junto a los venezolanos en las calles exigiendo cuatro puntos muy claros: 1. Cronograma electoral de todas las elecciones constitucionales que no se han realizado, 2. Respeto a la Asamblea Nacional, 3. Canal Humanitario para el ingreso de alimentos y medicinas al país y 4. Libertad de presos políticos y cese de inhabilitaciones. No estamos solos, el mundo acompaña nuestra justa lucha y le pedimos sea garante de ella. Paso a paso, con el esfuerzo de todos superaremos los obstáculos que impiden que los venezolanos logren una solución frente a esta grave crisis.

Comentarios