Raúl Zarzuri - EL CRISTO ROTO, METÁFORA DEL CHILE ACTUAL


Los acontecimientos ocurridos en la última marcha estudiantil, donde encapuchados tomaron una imagen de Cristo crucificado y la destrozaron a la vista de los medios de comunicación, debe interpelarnos no solo por el uso de la violencia, que, para ciertos sectores de jóvenes y no tan jóvenes, aparece como el único recurso para visibilizar situaciones y discursos que simplemente no serían tomados en cuenta por los medios o por el Estado.
Para comprenderlo tenemos que sumergirnos en lo que hay detrás de estas manifestaciones. Esto no se puede ver como una causa, como insisten ciertos sectores del país, sino como un síntoma de algo más complejo que apunta al sustrato sobre el que se construye la con-vivencia, el respeto que une lo social y donde el orden al cual se está apelando desde todos los sectores tiene sentido.
Precisamente, el Cristo roto es la metáfora perfecta que muestra un país que está fracturado, casi roto. Un país que muestra un cierto proceso de descomposición, lento, pero proceso, al fin y al cabo, en el cual muchos miembros de ese cuerpo se desprenden, se separan, y la tendencia es a intentar coserlos al cuerpo a como dé lugar, construyendo una fisonomía a lo Frankenstein. Donde muchos se hacen los sordos y ciegos, a pesar de los diagnósticos con que se cuenta, a entender que el cuerpo actual no aguanta más; no son posibles más suturas e injertos. Las cirugías cosméticas han llegado a su fin.
La lectura simplista que han realizado algunos medios, el gobierno, sectores políticos, sobre lo ocurrido, es nuevamente la estigmatización de los jóvenes y particularmente los encapuchados que, políticamente hablando, no han contribuido a que las demandas del movimiento estudiantil calen hoy con mayor profundidad en nuestra sociedad, y nos veamos enfrascados en una discusión sobre la violencia que realizan unos pocos.
Así, un vespertino titulaba en primera página: ‘Sin Dios ni Ley’, sin darse cuenta que esa frase no solo es aplicable a esos jóvenes. También es aplicable al hijo y nuera de la Presidenta, quienes obnubilados por la codicia no tenían ni Dios ni Ley para timar y embaucar, lo cual se extiende a otros hijos de connotados. Lo mismo se puede decir de parte de la clase empresarial de este país, que tampoco tiene ni Dios ni Ley cuando se colude para enriquecerse aún más, como si la riqueza que tienen no les bastase. Y lo que es peor, se declaran católicos y van a sus iglesias con sus sacerdotes para golpearse el pecho como acto de contrición y así obtener el perdón.
Se ha 
Lo mismo se puede decir de gran parte de la clase política del país, quienes han falseado boletas o han caído derechamente en el cohecho. Y no se puede olvidar a la vieja Concertación, hoy Nueva Mayoría, que tampoco ha tenido ni Dios ni Ley, para acudir al yerno preferido del dictador –el mismo que mandó a detener, torturar y asesinar a miles en este país– con el objetivo de recoger el dinero que les permite mantenerse en el poder.
Podríamos seguir nombrando otros casos no menores, como por ejemplo lo que ocurre en la Iglesia católica y la pedofilia y otros abusos, que muestran que Sin Dios ni Ley no pertenece solo a los denominados jóvenes encapuchados. Muchos han intentado actuar como encapuchados, generando una sensación de que ‘todo vale’; donde ya no hay instituciones que organicen u orienten el accionar de todos nosotros, porque precisamente esas instituciones han caído en falta, en un absoluto abandono de sus deberes. Ya no son referentes y han perdido la capacidad de estructurar algún tipo de orden y lo más importante de cohesión social.
Esta última cuestión aparece hoy en día como central. Lo que se observa no es solo un problema de institucionalidad, sino que se ha perdido la capacidad de generar lo que se considera el ‘pegamento social’ que nos mantiene unidos: la cohesión social que permite conducir la vida social hacia la con-vivencia.
Se ha dejado de creer en las instituciones y el sistema; no se cree tampoco en los discursos que de allí provienen, instalándose una ola de deserción de las instituciones –basta ver la falta de militancias en los partidos políticos tradicionales–, deserción que es tanto física como también simbólica.
¿Cómo podemos modificar esto? Construyendo un nuevo pacto social que supone una relación entre iguales, y no un contrato, que supone relaciones de desigualdad. Pero ese pacto tiene que ser entre todos y no entre unos pocos que se arrogan una representatividad que ya no tienen. Todos debemos participar.
Ese pacto supone un nuevo sustrato donde reorganizar lo social y que nos cohesione nuevamente. Ese pacto es un nuevo orden constitucional, porque el antiguo, heredado de la dictadura militar, y sus correcciones, no es suficiente, ha quedado obsoleto; no responde a las necesidades actuales que como cuerpo social requerimos.
Debemos avanzar a una nueva Constitución de todos y todas. Quizás en el proceso, no se consiga todo lo que queremos o anhelemos, porque el sistema hegemónico imperante, y quienes quieren mantenerlo, son muy fuertes. Pero algo se conseguirá; algún mínimo, aunque no debemos desechar los máximos, pero por último habremos participado y luchado y sentiremos de algún modo que es nuestra.
Ese proceso es una nueva Constitución a través de una Asamblea Constituyente. No es posible, dada la actual situación, ir por otra vía. Seguir en la misma senda es incubar la tormenta perfecta.
Fuente

Comentarios