Cármen García Guadilla - LA TRAGEDIA DE LAS UNIVERSIDADES VENEZOLANAS


¿De qué ha servido la expansión de una educación superior que sólo muestra la cantidad pero no calidad? ¿No hubiera sido una propuesta más honesta con los pobres haberles dado una educación primaria y secundaria de muy alta calidad pagando bien a los maestros y profesores y contratando a los mejores de otros países si hubiera sido necesario? Sin embargo, elevar la calidad de los maestros y profesores, no ha sido prioridad, siendo que es el recurso fundamental para elevar la calidad del aprendizaje. Pero sí se ha gastado un montón en repartir “canaimitas”, computadoras pequeñas, que nadie sabe como arreglarlas cuando se dañan.   Leer