Luis Gómez Calcaño - VENEZUELA, UN PAÍS SECUESTRADO

Cada día que pasa parece acercarnos a uno de estos desenlaces, pregonados abierta o veladamente por los secuestradores del país. Cada día que pasa, muchos resuelven la incertidumbre dando por muerto al país y yendo a vivir su duelo lo más lejos posible. Cada día que pasa, los que se quedan viven la nostalgia por los que se fueron, pero a la vez se alegran de que hayan escapado de las manos de los secuestradores. Cada día que pasa, va estrechándose la diferencia entre el país secuestrado y quienes lo quieren rescatar: el duelo del familiar se va convirtiendo en el terror del secuestrado. ¿Será posible que los que todavía no están del todo secuestrados puedan ponerse de acuerdo para liberarlorLeer