Carlos Bassaletti: DILEMAS INDIVIDUALES Y SOCIALES


Cada ser sabe que la vida es una serie de experiencias positivas o negativas. Por eso debemos constantemente adoptar decisiones. No hacerlo trae consecuencias.
Abordaré desde un perspectiva de filosofía moral dilemas que debemos afrontar como seres únicos e indivisibles y otros como sociedad; ambos resultados de nuestras vidas pues con el desarrollo de la tecnologíal, de avances en los medios de comunicación, con la globalización económica; en fin, con la era digital, los efectos de nuestras decisiones repercuten en todo el planeta. Sólo tres ejemplos: 1) el armamentismo que con sus arsenales nucleares puede provocar la extinción de la vida 2) los cambios climáticos cada, día son más evidentes, siendo imperioso buscar la relación entre productividad y ecología, y 3) la explosión demográfica pues ningún sistema económico puede hacer frente a tantas necesidades.
El término dilema lo empleo en sentido axiológico: como “conflicto de valores en una situación determinada”. Conflicto entre interés individual y Ley o entre Ley y derechos o incluso entre normas sociales y moral. Un ejemplo: Un jefe de adquisiciones ofrece regalos e incluso compensaciones si se favorece a determinados proveedores. Ese es un comportamiento deshonesto hacia la empresa. No obstante, esta calificación no impide al individuo aceptarlos (“así se estila en los negocios”). ¿No buscamos beneficio? En este caso, estamos frente a un conflicto de valores y normas.
Desde otra perspectiva: el dilema es un conflicto entre el principio de autonomía y el de benevolencia. Hablamos entonces de dilemas morales. ¿Son las dos soluciones aceptables? ¿No existe una “mala” o una “buena” acción? Veamos otro ejemplo: el aborto. Ambas posiciones (pro y contra), pueden justificarse con principios. Entonces hablamos de conflictos de principios. Dado el avance material, con mayor razón en cuestiones como derechos humanos, ecología, vestimenta, alimentación, salud, transporte, etc, la más de las veces, la mayoría está de acuerdo acerca de los principios, pero ello no implica jearquizarlos del mismo modo cuando se trata de adoptar una decisión. Ahí se encuentran las diferencias. Sintentizando: todo dilema moral nos remite a un conflicto de valores, pero no todo conflicto de valores es un problema moral. Lo que ocurre en los hechos es que en unos dilemas son conflictos de principios morales en sentido estricto, mientras otros sólo son conflictos de valores.
Otros ejemplos:
a) Una mujer u hombre padecen enfermedad hereditaria. Las víctimas de esta enfermedad fallecen alrededor de la cuarentena. La mujer tiene tres hijos de 17, 16 y 14 años. El matrimonio sabe que la enfermedad de la mujer es hereditaria y transmisible, pero deciden no revelar esta situación. Piensan que es más adecuado que su progenitura ignore el problema en aras de la vida social de sus hijos. Por su parte, en el hospital las autoridades son ambivalentes con respecto a respetar el secreto de los padres, ya que los médicos son conscientes que sus hijos pueden afectar las vidas de futuros cónyuges. ¿Cúal deberá ser la decisión? Ante cuestiones como éstas, quizás la sociedad debería legislar (ej. aborto, pena de muerte, muerte asistida, etc) y por ese sólo hecho el dilema se tansformará en dilema de sociedad.
b) Los avances en ingeniería y medicina genética hacen posible la clonación de animales e incluso lograr organismos quimeras que portan células y tejidos pertenecientes a dos tipos diferentes y que viven biológicamente en simbiosis. Cuestión que ya se efectúa (2012) en productos vegetales, pero ello técnicamente se puede efectuar con éxito también en ciertos animales (monos, puercos y ovejas). Luego, por esa vía es posible “producir” un animal portador de tejidos humanos, en especial con monos y puercos. Ahora, la producción de clones o quimeras tiene un campo interesante en la industria farmaceútica y alimentaria para proveer, por ejemplo, un banco de órganos para ser trasplantados a seres humanos sin riesgo de rechazo. Pero ¿cuáles son los problemas morales que de ahí derivan? ¿Favorecer o restringir estas prácticas? Más concreto: ¿Dében realizar los científicos todo lo que pueden?
c) La salud se compra: en un contexto de compresiones presupuestarias hay gobiernos que reducen los costos de salud. Nadie niega que hay exámenes y terapias que implican desembolso gubernamental elevado, por tanto la decisión de los médicos tiene gran incidencia en el presupuesto de la salud. Los médicos están al corriente que algunas terapias eficientes son factibles de practicar, pero ellas son costosas. Mi pregunta: ¿Están los médicos al servicio de los pacientes o del gobierno? ¿Cúal debe ser su conducta?
Los dilemas podrían extenderse al matrimonio entre personas de un mismo sexo, sistema impositivo, el arma nuclear, el suicido asistido, el servicio militar obligatorio, etc. Quizás uno de los problemas concretos que vive casi toda sociedad, es que nos falta capacidad de reflexión para evaluar opciones y dilemas. Capacidad que implica una conciencia solidaria frente a nuestro prójimo y la naturaleza.